Solo es un batido

Y ya me lo he bebido…

Month: April, 2013

Madre naturaleza, no nos torees

20130428-154426.jpg

A la atención de la naturaleza:

Quiero un verano llenito de granizados de limón y de sidras en terrazas. No quiero este frío de finales de abril.

Atentamente,

Yo

El Santo de las Flechas

IMG_0395

IMG_0394

IMG_0397

 

Y de Salamanca a San Sebastián… ¡De pintxos y heladitos! La cuestión es engordar…

 

Las delicias de Salamanca

Rosquilla

Rosquillas de Ledesma y hornazo… ¿Qué más se le puede pedir a una ciudad?

El bizcocho verde

IMG_0659

A veces las cosas, simplemente, no salen bien. Convencido de que tenía una bandeja de horno para hacer magdalenas, preparé la masa y jugando con los colorantes me quedó un color verde radiactivo que, si bien, no era muy apetitoso, al menos era gracioso. La receta para la masa era una adaptación de A Beautiful Mess (página a la que soy adicto) y además era completamente vegana. El caso es que lo que yo creía que era una bandeja para magdalenas, resultó ser una bandeja para otra cosa (qué puede ser, aún no lo he dilucidado…) así que decidí hacer bizcocho del árbol caído. No solo quedó verde (que eso era fácilmente predecible) sino también agrietado por arriba (como mi hermana bien describió, se parece al sitio donde viven las hormigas de Bichos) e increíblemente mal hecho por dentro (supongo que por la ingente cantidad de aceite de la receta) pero como no llevaba huevo, pues tampoco pasaba mucho por comerlo así. Le hice una cobertura rosa que me quedó incluso peor que el bizcocho (no tengo fotos, pero el resultado final parecía vómito de unicornio) y obligué a mis invitados a poner buena cara. Y la verdad es que no estaba malo. Solo era feo. Y la belleza está en el interior. En el sabor interior, en este caso.

 

Batidos…

Tulipán

¡Hola! Bienvenido al rincón en el que pretendo dar rienda suelta a mi pasión por las chuminaditas. Cocina, decoración, moda, belleza y muchas cosas bonitas. Me encantan las flores y, obviamente, los batidos. Espero que lo disfrutes, irónicamente o no, o que me odies con gusto y tranquilidad. En cualquiera de los casos… ¡Para eso estamos!