Solo es un batido

Y ya me lo he bebido…

Category: Postres

Mi primera tarta

20130523-154215.jpg

20130523-154229.jpg

20130523-154241.jpg

20130523-154251.jpg

20130523-154302.jpg

20130523-154312.jpg

20130523-154323.jpg

20130523-154332.jpg

Hace casi tres años de esta tarta pero sigo muy orgulloso de ella.
1. La tarta platónica del mundo de las ideas, cortesía de Martha Stewart.
2. Foto de la nata para preguntarle a mi madre si la había comprado bien.
3. La masa. Dulce. Muy dulce.
4. El bizcocho base. Casí no me lo creía.
5. Fresas cortadas e intento de nata montada.
6. La tarta a medio montar.
7. La tarta antes de comerla.

El bizcocho verde

IMG_0659

A veces las cosas, simplemente, no salen bien. Convencido de que tenía una bandeja de horno para hacer magdalenas, preparé la masa y jugando con los colorantes me quedó un color verde radiactivo que, si bien, no era muy apetitoso, al menos era gracioso. La receta para la masa era una adaptación de A Beautiful Mess (página a la que soy adicto) y además era completamente vegana. El caso es que lo que yo creía que era una bandeja para magdalenas, resultó ser una bandeja para otra cosa (qué puede ser, aún no lo he dilucidado…) así que decidí hacer bizcocho del árbol caído. No solo quedó verde (que eso era fácilmente predecible) sino también agrietado por arriba (como mi hermana bien describió, se parece al sitio donde viven las hormigas de Bichos) e increíblemente mal hecho por dentro (supongo que por la ingente cantidad de aceite de la receta) pero como no llevaba huevo, pues tampoco pasaba mucho por comerlo así. Le hice una cobertura rosa que me quedó incluso peor que el bizcocho (no tengo fotos, pero el resultado final parecía vómito de unicornio) y obligué a mis invitados a poner buena cara. Y la verdad es que no estaba malo. Solo era feo. Y la belleza está en el interior. En el sabor interior, en este caso.